Guía de instrucciones para observar una reseña de lenguajes de acción

Por Marco Antonio Ettedgui

Nota publicada en el diario El Universal de Caracas el 24 de diciembre de 1980, con motivo de las reacciones en torno a Arte Bípedo, muestra de performance organizada en la GAN por el mismo Marco Antonio Ettedgui

Ettedguinformacion

Cuando decidimos emprender la tarea de Arte Bípedo sabíamos que lo que nos venía era una labor quimérica y una consiguiente lucha ante una crítica que estaría dividida en conservadora y liberal.

Estábamos consciente de la arriesgada labor, sabíamos que nos enfrentaríamos a calificativos superfluos o inteligentes. Pero no nos importaba, más bien nos atraía la sensación.

Esta guía de instrucciones está dedicada especialmente a responder los cuestionamientos de la crítica y de su filum “Crítica Conservadora”.

De igual manera es un espacio que servirá a todo tipo de público y de artistas como llaves para observar correctamente una reseña de lenguajes de acción. Esto puede variar desde Arte Bípedo hasta el Festival de Vanguardia en Nueva York o el Festival de Teatro en Venecia. Todo tipo de trabajo que reúna a catorce artistas de catorce sensibilidades presentándose juntos en una invasión a un espacio arquitectónico para alterar el orden y, si se quiere, violarlo con cariño.

Sin pedancia, creo que al filum de críticos reaccionarios esta guía será de gran utilidad para el futuro cuando otros “vanguardistas” —y esta vez sí uso el término para destacar una reseña avanzada de arte— presenten sus ideas sin vergüenza a un público que espera tener una referencia de la labor del nuevo arte venezolano.

INSTRUCCIONES

1. LA VISUALIZACIÓN DE LA OBRA DE ACCIÓN

Amigo crítico, porque haya leído el texto “Cómo mirar la pintura” de Jean Guichard Melli, no significa que esté en capacidad de admirar en todo detalle una pieza de arte de acción.

Pero si este es su texto de mesa, voy a recordar un párrafo elocuente sobre el enfrentamiento de la persona a la obra de arte: “El ojo es un órgano maravilloso, instrumento de sentido privilegiado (por su sensibilidad, su finura, su precisión). Sus recursos normales son muy extensos. Con un poco de atención y de entrenamiento pueden revelarse con toda su riqueza. ¡Hasta qué punto no se afinan en los ciegos el tacto y el gusto en los degustadores profesionales!”. Y continúa en otra parte: “Pero la obra de arte exige la movilización total de esta mirada ejercitada, lúcida, activa”.

Ante la obra de acción, el uso del ojo debe agudizarse más aún que cuando se disfruta de una obra pictórica. No lo observo por niveles de importancia entre uno y otro sino porque en aquella, la pieza está en verdadero y real movimiento. Este tipo de arte no se puede admirar mientras se conserva con los amigos: todo lo contrario, el tiempo de permanencia ante la acción debe ser mayor, más bien, completo, hasta que el arte finalice. En Arte Bípedo no se puede presenciar el trabajo de uno mientras se está destrozando verbalmente la labor de otro y esperando un tercero para verlo con negatividad. El detallismo crítico que hablaba debe estar abierto, sin prejuicios ni prelaciones viciadas que luego desemboquen en una página histérica de algún domingo en algún diario. El objeto de la percepción de una performance u otro tipo de acción debe tener claro que el arte accionista evoluciona y, si no lo hace, cambia por completo; que los detalles están en vivo; que está compuesto de fases claras necesitadas de una amplia ‘movilización total de la mirada’”.

2. LA REFLEXIÓN SOBRE EL ENTORNO

En las piezas de arte de acción, el entorno está relacionado más que nunca con la pieza en sí. Específicamente Arte Bípedo tuvo que ser en los espacios de la Galería de Arte Nacional porque todo el arte que se vio allí ese domingo estaba relacionado con las piezas que colgaban en las paredes.

Me explico —y creo que también, me repito— los catorce artistas que nos presentamos allí escogimos una pieza de la “Indagación de la Imagen” en la GAN y a partir de ellas elaboramos nuestro trabajo. Pongo los ejemplos específicos: Carlos Castillo tomó como punto de partida la manera de percibir la obra, algo similar en lo que se inspiró Wenemoser; Yeni y Nan tomaron diapositivas de las pinturas de la sala del realismo social e investigaron acciones sobre y a partir de ellas; Pedro Terán escogió el estudio para Torso Nº1 de Cristóbal Rojas para su Nº I Estudio de Torso; Javier Vidal estudió la estructura de la obra artística y por la palabra incitaba a crear una escultura viviente; Vivas Arias arranca de la arquitectura misma de la GAN, elemento que yo también tomé; Zerpa con su estilo desarrollado sobre rituales elaboró su acción frente a las imágenes de creaciones religiosas con la figura del doctor de “El Niño Enfermo” de Michelena; Obregón se inspira en el estilo de Elisa Elvira Zuloaga y escoge intervenir sobre el jardín; Amber Terán, bajo la mujer vegetal de Abreu, dramatiza una acción; July Restifo transforma en voz y sonido cada una de las pinturas de la Sala I; Hernán Suárez parte de las líneas de Picasso para presentar vestuario y Winston Cortez rompe la individualidad de la pintura con un “Collage colectivo” en vivo.

De manera que la unidad de lugar y moral tenía que ser un museo, no un aeropuerto ni una casa de estudios, ni el parque Los Caobos, ni el terminal de pasajeros del puerto, por la sencilla y pura razón de que allí no hay cuadros ni esculturas.

La pieza de acción debe relacionarse con el entorno para que tenga validez. Lo mismo la crítica debe tener consciencia de que el artista conoce el ámbito en el que trabaja y no lo hace allí por moda o arribismo

3. El PROCESO DE LA ACCIÓN

Respetamos la acción inmediata, la improvisada, porque tiene razón de existir. Sin embargo y lamentablemente en Arte Bípedo no hay improvisación más de la que permite una acción premeditada y concreta.

El crítico debe conocer el proceso de creación de Arte Bípedo para luego opinar seriamente en una página de diario.

Un día se me ocurre presentar mi trabajo en la GAN para la serie “Encuentro de Hoy”. Después de conversar con Graciela Pantin, salgo de las puertas y pienso que otra intervención en los pasillos es una tontería, que sería otra acción aislada, un golpecito y no El Golpe. Pensé que podía ser una acción conjunta con el grupo Autoteatro y así lo propuse. Fue aceptado por la GAN y por Autoteatro. Sin embargo, acuso a mi escepticismo y a mi ansia por hacer algo histórico, destruyo la idea de que este grupo actúe en la GAN y extiendo la invitación a varios artistas de performance que yo conocía. El método fue el siguiente: repartía una planilla elaborada por mí donde el artista era invitado al evento “Visita al museo” y en donde se podían esbozar algunas ideas de la propuesta. Hubo cierta receptividad. Luego tuvo más y más hasta que recogimos catorce artistas importante de la acción venezolana. Ya no podía ser “Visita al Museo” de Autoteatro sino algo más sólido como trabajo de conjunto. Llegó a ser Arte Bípedo porque todos allí trabajábamos con el cuerpo para presentar(nos) como el propio arte. Luego cada uno de los involucrados extendió conceptualmente la propuesta: discutimos, la cambiamos, hasta resolverlas y presentarlas en limpio a la GAN donde acertadamente nos redactaron dos documentos aclaratorios del porqué —si acaso había que darlos— de esta reseña venezolana de lenguajes de acción.

Con la desnudez de este proceso secreto, parto en mil la malicia de condenar Arte Bípedo como una moda. ¿Es moda reunir a catorce venezolanos para trabajar con el cuerpo en la GAN? No la conozco, en realidad no conozco esa moda ardua de crear una idea específica para ser mostrada al público. No conozco la moda joven de configurar una estructura de producción, de lograr un pago para cada de nosotros. Las modas tienden a ser elegantes, lúcidas y cómodas. Arte Bípedo no fue fácil, pero se hizo. Y el crítico sabe que a pesar de su resistencia queda en la historia, no solo la que se hace todos los días, sino en la que va a quedar después de que todas estas letras sean suplantadas por su relevo.

4. EL RESULTADO Y LA ORIGINALIDAD

¿Los críticos están todavía buscando originalidad? La búsqueda de ella —si se me permite— es una verdadera utopía. ¿Es original el tan adorado arte norteamericano, el añorado logro europeo, el exótico arte asiático o africano o argentino? Pero cuando el crítico nacional se refiere a Arte Bípedo u otra creación colectiva individual de un grupo venezolano, eso sí es copiado de alguna rebuscada región del mundo.

Puedo continuar aclarando sobre Arte Bípedo. Todas y cada unas de las catorce acciones que se vieron el 14 de diciembre en la GAN son creaciones especiales para ese día, arte que responde a la propuesta: pintura-acción (no “action painting”, amigo intelectual). Y todas fueron pensadas para ser realizadas bajo esa premisa.

La influencia en este caso es un argumento pobre. De todos nosotros solo uno asistió al Festival de Vanguardia de Nueva York este año (lo pongo como ejemplo por ser el evento de arte nuevo más reciente y más adorado por la crítica) así que esa inyección de arte extranjero en nuestro trabajo es falsa. Todos nosotros estamos buscando aún nuestra línea de perfección y comodidad en nuestro arte, no la copia angustiosa de trabajos de acción americanos o europeos o argentinos. ¿Para qué? ¿Cómo? Si además la única periodista nacional que fue al citado evento en Estados Unidos publicó dos secos artículos donde se destacaban solo dos nombres.

El crítico encontrará siempre influencias. Yo mismo puedo encontrarlas del cabaret en mi trabajo o de Ingres en el de Vidal o de [ilegible] en Vivas Arias o de Arp en el de Yeni y Nan. Todo depende de cómo sean utilizadas a la hora de percibir la obra. “El sentido es el uso” decían algunos conceptualistas.

5. CONTAGIO O DESCONTAGIO EN EL PÚBLICO

En vista del avasallador carácter subjetivo tanto en la obra artística como en el análisis crítico, la persona criticante deberá tomar en consideración el comportamiento del público. Ello ampliará la dimensión retórica de las formas vistas y la constelación de fondos compatibles. La ideología y la retórica escrita a posteriori se verían con más conocimiento, opinión y verdad.

“Al fin pasa algo un domingo en un museo” recuerdo de algún espectador. El público del domingo 14 en la GAN era en un 75% público joven, es decir, el hombre sano, que se espera va a ser el público decodificante.

A los artistas de Arte Bípedo no nos interesa que algunos escritos retrógados nos involucre con calificativos gaseosos como “mercado persa” cuando una cantidad de ojos pensantes disfrutaron ese domingo de la amplitud de catorce artistas, tuvieron la delicia de encontrar diferencias entre uno y otro, gozaron de nuestro “exhibicionismo”, término que es inherente a la ciencia del arte de acción con el cuerpo, que es perteneciente a todo el arte desde el momento que todo artista desea que su trabajo sea visto por una masa y que aún el crítico peca de exhibicionismos aberrados cuando escribe tonterías para que aparezcan al día siguiente con firma completa.

Si acaso pudimos ser vistos como exhibicionistas, fue un exhibicionismo productivo. Puede leerse en nuestras veintiséis hojas de descripción de propuestas. Es injusto acusar a este grupo de buscar fama por un día a través de la exhibición, cuando sabemos que muchos de nosotros tenemos trabajos en varias partes del país y del mundo y que siempre logramos la oportunidad de presentarnos e invadir espacios públicos sin vergüenza burguesa.

6. LA TOTALIDAD

Arte Bípedo es un punto de referencia para la historia, para los artistas novísimos y para otra experiencia de este tipo en el futuro.

Es la primera vez que catorce artistas se presentan juntos para hacer sus ideas privadas. Cada uno de nosotros necesitaba mostrar su trabajo porque la práctica y la consiguiente comunicación forma al artista. De más está decir que él no nace hecho, él practica, investiga, muestra y continúa con ese proceso toda la vida enorgulleciéndose de ser siempre nuevo.

La visión crítica de una reseña de lenguajes de acción de artistas nacionales permite intervenciones filosóficas o ideológicas. Igualmente permite cierto efecto de descarga como fenómeno de psicología de masa, pero queda de una descripción crítica que el evento incluya dicha visión dentro de sus actividades. Si la interpretación perceptiva de la física de Arte Bípedo se realiza delineada por las relaciones de parentesco, es inútil que la crítica continúe su labor porque, a pesar de ella, el arte continúa. He aquí la historia de algunos críticos.

#arte-bipedo, #caracas, #galeria-de-arte-nacional, #gan, #marco-antonio-ettedgui, #performance, #venezuela