Entrevista con Dorian López, fotógrafo de Mexicano

Mexicano, Dorian López

Foto de Dorian López, de la serie Mexicano

A través de Juan D’Alessandro, un gran amigo y periodista cordobés, conocí la revista Los Anormales, cuyo espíritu se resume en la frase “Cómo piensan y actúan los que no actúan ni piensan como el resto”. La publicación empieza una nueva etapa con alcance latinoamericano y Juan me pidió que entrevistara al fotógrafo mexicano Dorian López, quien tiene el interesantísimo proyecto Mexicano. Hablamos sobre belleza, exclusión y sofisticación, en una charla que me hizo pensar mucho sobre las políticas de la raza y la nación en un país como México.

“Mi ejercicio es caminar. Me detengo con lo que me llame la atención: sujetos, escenas. Las figuras de moda más importantes ven mucho a la calle y lo noto en el trabajo que hacen. Yves Saint Laurent veía mucho la calle. La gente nueva también ve mucho la calle, es una gran fuente de inspiración. Por eso empecé a caminar. Desde muy chavito, cuando comencé con la cámara, he querido retratar la calle. Después de ya estar en la moda, caminar con una cámara y retratar lo que veía se hizo más fuerte. Me parecían muy emocionantes las cosas que podías encontrar: situaciones, vestimentas, rostros. Siempre mi foco ha sido en los rostros. Me encantan. Los que encuentro en el país me fascinan. En todos los lugares y en todo el mundo hay rostros fascinantes, pero los que encuentro aquí además me resultan familiares. Los veo, los reconozco de toda la vida y me parecen muy bellos”.

Más en Los Anormales

#dorian-ulises-lopez-macias, #entrevista, #fotografia, #losanormales, #mexicano, #mexico

El día después de los Techos Rojos

Foto de Pablo Duarte

Foto de Pablo Duarte

Esta es la ciudad después del acontecimiento. En un recorrido, los techos rojos se transforman ante los ojos del fotógrafo en postales de concreto, panorámicas de una ciudad que ya ocurrió ante los ojos de sus habitantes.

En la mirada reverbera el silencio, que también se encuentra a pie en una urbe que pareciera antónimo de la introspección. De pronto aparecen parques, atardeceres que se desdoblan, que agotan la luz como una deflagración que no deja moraleja. No vemos la ciudad embotellada, la explosión demográfica de la Gran Caracas que toma el valle con ímpetu valeroso pero precario. Después del desafuero, de los abrazos y los balazos, vienen las sombras tranquilizadoras.

En las fotos de Techos Rojos, quien antes caminaba —como Benjamin, como Michel de Certeau— para ver la ciudad en tránsito, para encontrar en sus esquinas la seducción de su escritura, la promesa de sus proyectos, ahora se detiene ante la enorme evidencia de su presente de restos, de lo que ha sido. El cartel político, el graffiti, los monumentos, aparecen como fragmentos imperfectos de un relato cuya tristeza se empieza a olvidar a fuerza de tanto recordarla.

¿Qué hacer con la promesa del futuro? Cruzar para la otra calle. El caminante del siglo XX se fue en moto por otros horizontes y ahora campea la fuerza analógica de la ciudad, encuentra sus cotas y se precipita a sus sótanos para encontrarse árboles con resaca, después del atardecer freestyle de los Techos Rojos.

Foto de Pablo Duarte

Foto de Pablo Duarte

Texto para la serie de fotos Techos Rojos de Pablo Duarte, exhibidas en la Librería Lugar Común (2014), para el lanzamiento de Venezuelan Mindset de 12 inch ninjazz

Un enlace más:
Lomitografía, blog de fotografía de Pablo

Techos Rojos

#12-inch-ninjazz, #caracas, #fotografia, #libreria-lugar-comun, #pablo-duarte, #techos-rojos, #venezuelan-mindset